· 

Víboras en España

¡Hola familia! Hoy os hablaremos de un animal con una mala fama muy inmerecida. Se trata de la víbora.  

 

En la Península Ibérica tenemos tres especies de víboras: Víbora cantábrica. (Vipera seoanei), Víbora Áspid. (Vipera aspis) Víbora de Lataste (Vipera latasti) o víbora hocicuda. Y las tres están protegidas por la ley.

 

Decimos esto de mala fama inmerecida porque las víboras no atacan al hombre. La mayoría de las mordeduras (no confundir con picaduras, las serpientes no pican, muerden)  son como consecuencia de un encuentro fortuito en el que o bien las molestamos levantando piedras o ramas entre las que están escondidas o bien las pisamos sin querer.

 

No tenemos que preocuparnos al caminar por el bosque, sólo hay que estar atentos como con cualquier otro animal. Las víboras son reptiles, son animales que necesitan tomar el sol para regular su temperatura corporal, por lo que gran parte del tiempo permanecen inactivas. De hecho, el territorio de las víboras es pequeño, son animales perezosos que no se desplazan demasiado.

 

¿Cómo son nuestras tres víboras?

 

-Víbora cantábrica (Vipera seoanei).  Se distribuye por la cornisa cantábrica y mide entre 50-60 cm.

 

 

                                                      Foto: Bicheando.net

 

 

-Víbora Áspid (Vipera aspis).  Se distribuye desde los Pirineos  a Cataluña, La Rioja, Álava y Norte de Castilla y León. Es la más venenosa de las tres y también la de mayor tamaño.

 

 

                                                         Foto: Bicheando.net

 

 

- Víbora de Lataste (Vipera latasti) .  Se distribuye por todo el Centro y Sur de la Península. Es conocida también como “Víbora Hocicuda” Debido a que tiene su labio superior levantado. Esta es la que peor fama tiene, a pesar de que es la menos venenosa de las tres.

 

                                                   Foto: Bicheando.net

 

 

Diferencias de las tres víboras

Bien, ahora que las conocéis ¿Cómo diferenciamos a una víbora de cualquier otra serpiente? 

 

En primer lugar, a simple vista muchas veces no es sencillo, sobretodo si no eres un buen entendido, ya que algunas culebras como las semiacuáticas del género Natrix utilizan un método llamado mimetismo, y es que aparte de que externamente se parecen mucho a las víboras reales, en situaciones de peligro son capaces de imitar sus movimientos. 

 

Sin embargo, os damos algunas pistas para desenmascararlas:

 

-Si mide más de un metro NO es una víbora. Recordad que ellas miden como máximo alrededor de 60 cm no son muy grandes. 

 

-Si tiene las escamas de la cabeza grandes NO es una víbora. Las víboras tienen las escamas de la cabeza muy fragmentadas, lo que da la sensación de que tiene la cabeza recubierta de muchas escamas pequeñitas.

 

-Si tiene las pupilas redondas y sus ojos parecen de peluche NO es una víbora. Las víboras tienen la pupila vertical.

 

Esto se resume a: Las culebras tienen cara de no haber hecho nada malo en su vida, mientras que la víbora tiene cara de enfadada, una cara tipo de tener cuentas pendientes contigo.

 

-Si tiene el hocico redondeado NO es una víbora. Las víboras son más bien chatas y a veces con el hocico curvado hacia arriba formando un pequeño cuerno.

 

Las culebras por lo general, aunque pueden morder y ser mucho más agresivas la mayoría no tienen veneno. Algunas como la gran culebra bastarda (Malpolon monpessulanum) tiene veneno, pero su mordedura no es peligrosa, debido a que el veneno a diferencia de las víboras lo inoculan con unos dientes traseros. Este veneno lo inyectan en la presa en el momento de tragarla.

 

 

 

                                               Foto: Bicheando.net

 

 

¿Cómo camino por el campo? 

 

 -Protege tus pies y tobillos con botas adecuadas para la travesía. Este calzado no sólo te protegerá de la mordedura de la víbora, sino también de arañazos, golpes o picaduras de otros animales como los escorpiones.

- Evita levantar piedras, es el lugar preferido de las víboras para esconderse.

-No te acuestes en el suelo sin haberlo despejado primero.

 

¿Qué hago si me encuentro una víbora?

 

Relájate y no entres en pánico. Como hemos dicho antes son animales que no atacan porque sí. No va a perseguirte, ni a saltar, ni a escupir veneno. Si ha entrado en nuestra casa, llamamos a la policía sin perderla de vista pero desde la calma.

Aléjate de ella dándole su espacio y sin molestarla.

Sigue tranquilamente tu ruta.

 

¿Qué hago si me ha mordido una víbora?

 

Si se produce una mordedura accidental, ninguna de nuestras tres víboras tiene un veneno lo suficientemente potente para matar a una persona (hay casos especiales como personas alérgicas o niños) pero disponemos de varias horas para acudir al médico.

 

- Mantén la calma. Cuanto más calmado estés, más lentamente avanzará el veneno. Mantener la calma puede suponer una gran diferencia.

- NO succiones el veneno ni intentes sajar la herida.

- NO bebes alcohol.

- Lava la herida.

- NO te pongas hielo.

- NO te pongas un torniquete, puede llevar a gangrenar la zona. En casos muy dramáticos, mejor optar por un vendaje compresivo no muy apretado.

-Ve tranquilo/a a un hospital.

 

El problema de ser alérgico: Cualquier tipo de veneno de origen animal puede ser muy peligroso si eres alérgico. Sin embargo es vital que mantengamos la calma y de igual modo vayamos a un hospital. 

 

El choque anafiláctico se produce de esta manera:  Un primer contacto con el veneno desdencadena una reacción que puede ser más o menos grave, que no mortal. Sin embargo, deja a la persona sensibilizada ante una nueva picadura, esta segunda casi siempre letal.

 

Para la mayoría de las personas el veneno sólo nos ocasionará molestias. Simplemente debemos estar atentos ante cualquier reacción desmesurada ante una mordedura o picadura y acudir al médico más cercano.

 

Ahora que ya sabéis un poco sobre estos animales, esperemos que la próxima vez que os los encontréis mantengáis la calma y ambos sigáis por vuestro camino.

 

¡Nos vemos pronto y recordad: STAY WILD!

Escribir comentario

Comentarios: 0