· 

Gineta (Genetta genetta)

¡Hola familia! Hoy os hablaremos de un animal misterioso que vive en nuestra península. Se trata de la Gineta (genetta genetta) , también conocida como gato almizclero.

 

Un halo de misterio rodea a esta especie, ya no sabemos con exactitud cómo llegó a España. Se sabe que las ginetas originariamente provienen de África y Asia, lugares desde los que posteriormente se fueron extendiendo.

 

A lo largo de la historia, la presencia de la gineta era bastante común. Desde estar presente en los barcos de los fenicios para cazar ratones, hasta mantenerlas en casas con el mismo fin.

 

OJO: No es un animal doméstico, sino simbiótico. Es decir, es capaz de convivir con el humano y asociarse con él para la obtención de alimento, pero nunca será una "mascota".

 

lo que sí está claro es que es una especie que no se ha registrado en los

estudios palenteológicos, de modo que su presencia en el continente europeo se ha considerado como relativamente reciente (en los últimos 2.000 años).

 

La gineta es un depredador perteneciente a la familia de los vivérridos (de hecho es su único representante ibérico) y de hábitos nocturnos. Su aspecto se puede confundir en un golpe de vista rápido con el de un gato, pero las ginetas son mucho más esbeltas, alargadas y con una cola bastante más larga (de hecho, puede medir más que su propio cuerpo).

 

 

 

 

foto: Juan Carlos Muñoz Robredo

 

Aspecto físico:

 

De cabeza cónica y grandes orejas y ojos con pupilas verticales adaptadas a la visión nocturna y unas características manchas blancas bajo estos, el peso medio de este animal oscila entre 1,2 - 2,5 kg y mide entre 50-60 cm de largo y unos 20cm de alto. 

 

En España se ha encontrado una subespecie llamada “Gineta de Ibiza” con un tamaño más pequeño, no sobrepasando el 1´5 kg.

 

Las extremidades delanteras son algo más cortas y rechonchas que las traseras.

 

El color de su pelaje es grisáceo -amarillento con manchas oscuras o negras, perfecto para camuflarse por la noche.

 

Su cola es ancha y larga, decorada con unos característicos anillos de color negro.

 

Pueden vivir unos 10 años en estado salvaje.

Hábitos:

 

Como hemos mencionado antes, es un animal de hábitos nocturnos muy rápido y silencioso, y además es arborícola (le gusta vivir en los árboles), es muy hábil saltando de rama en rama, aunque su actividad depredadora se desarrolla también en el suelo.

 

Sus principales presas son: roedores, insectos, pequeños lagartos y anfibios, pájaros si se le da la ocasión e incluso conejos. También están presentes en su dieta frutos del bosque como moras, arándanos, higos, bayas…etc.

 

Debido a su gran flexibilidad a la hora de alimentarse, la gineta suele adaptarse muy bien a la escasez de comida.

 

Por norma general, las ginetas son animales solitarios, pero pueden mantenerse en pequeños grupos familiares.

 

Es muy destacable la importancia para la especie de delimitar su territorio. Lo hacen de dos maneras:

 

  • Haciendo sus necesidades en los mismos lugares (letrinas). 
  • Por secreciones de las glándulas perianales, sobre objetos verticales, para favorecer la expansión del olor por el viento

Reproducción:

 

La época de celo suele darse entre enero y septiembre. La hembra puede parir un par de camadas al año (una a principio de año y otra por la temporada del otoño) y su gestación dura en torno a los 55-60 días, durante la cual, la hembra excava una madriguera bajo un árbol en la que parirá y criará a su prole.

 

Suelen nacer entre una y tres crías que toman leche en exclusividad durante las primeras 2-3 semanas y finalmente son destetadas a los 50 días aproximadamente, permanecen con la madre hasta que esta vuelve a parir.

Depredadores:

 

Los principales depredadores de la gineta son: el lobo, el lince y grandes rapaces como el búho real o el águila real.

 

Principales amenazas:

 

  • Destrucción de hábitats.
  • Disminución de las poblaciones de conejos.
  • El exterminio de sus poblaciones por considerarse alimañas.
  • Exterminio por la industria peletera.

 

Status de la especie:

 

En el Convenio de Berna (Ratificado 13.05.1986) se incluye dentro del Anejo III: ESPECIES DE FAUNA ESTRICTAMENTE PROTEGIDA.

 

La especie ibérica no está amenazada, aunque sí protegida. Increíblemente en 7 de las 41 comarcas de Cataluña se considera una especie cinegética y, por tanto, está permitida su caza y muerte, previa autorización administrativa (D. Camps y F. Llimona, 2004).